Peal de Becerro

TUMBAS PRINCIPESCAS DE TOYA Y HORNOS. PEAL DE BECERRO


FavoriteLoadingAñadir a mi cuaderno de viaje

En las cercanías de la aldea de Toya, en 1909, un vecino de Peal de Becerro apodado “El Pernazas” descubrió unas piedras grandes mientras trabajaba la tierra. No se podía imaginar lo que iba a descubrir tras esas grandes losas: la tumba de una rico aristócrata íbero. Corrió a avisar a su familia para entrar en la sepultura y recuperar los tesoros que permanecían ocultos desde hacía 2.300 años.

La cámara sepulcral de Toya es el mejor ejemplo de la arquitectura funeraria ibérica de nuestro país. Su cronología la incluye dentro de la cultura ibérica de principios del siglo IV a.C.

Leer más

En el centro histórico de Peal de Becerro se puede visitar el Centro de Interpretación de las Tumbas Principescas de Toya y Hornos, donde comprenderemos como entendían los iberos el mundo de la muerte y los ritos funerarios.
La Cámara de Toya se localiza a unos 5 kilómetros en dirección a la aldea de Hornos. La estructura arquitectónica de la cámara tiene una planta cuadrangular y su interior se divide en tres naves longitudinales, la central tiene la única puerta de acceso a la construcción. Las dos naves laterales, a diferencia de la central, están divididas en dos espacios cada una de ellas; el primero, a modo de antecámara, comunica en ambos casos con la nave central. Los sillares de la construcción, perfectamente labrados, se colocaron sin ayuda de grapas o mortero, es decir, van montados en seco. La cubierta se caracteriza por una serie de grandes losas que se apoyan en los muros de las estancias longitudinales.

También se puede observar en el interior de la cámara sepulcral, en sus tres naves, nichos rectangulares labrados en las piedras de los muros. A ello se añade un poyo continuo bajo adosado a los pies de los muros y aleros de piedra que vuelan a la altura de la base de los nichos. Las puertas son en general vanos rectangulares pero las dos puertas que comunican las tres naves muestran una característica muy particular de la construcción ibérica de estas tierras, y es que los últimos sillares en vez de ascender hasta encontrarse con el adintelado en vertical se curvan hasta dar la imagen de un falso arco con capitel simulado.
El ajuar de la cámara, que no se excavó con métodos sistemáticos, fue recuperado en parte, es característico de un príncipe ibérico y su familia, y de él destacan las ruedas de un carro guerrero y las magníficas cráteras griegas.

Contacto

Centro de Interpretación y la Cámara de Toya :

  672 345 655 / 626 657 036

cultura@pealdebecerro.org

Descarga el folleto

Descarga el folleto con toda la información sobre el museo y el yacimiento. Descarga el folleto con toda la información sobre el museo y el yacimiento.

Consejos para la visita

Se aconseja que en primer lugar se visite el Centro de Interpretación de las Tumbas Principescas de Toya y Hornos, y después, acompañado por un guía, se visitará la Cámara de Toya. La cámara funeraria de Hornos, mucho más pequeña que la de Toya no es accesible, pero en el centro de interpretación hay una réplica a escala real de la misma.

Horario

Verano:

  • Viernes de 17:00 a 20:00 horas.
  • Sábados de 11:00 a 14:00 y de 17:00 a 20:00 horas.
  • Domingos de 11:00 a 14:00 horas.

Invierno:

  • Viernes de 16:00 a 19:00 horas.
  • Sábados de 10:00 a 13:00 y de 16:00 a 19:00 horas.
  • Domingos de 10:00 a 13:00 horas.

Visitas cercanas

PARQUE NATURAL DE SIERRA DE CAZORLA, SEGURA Y LAS VILLAS

Constituye el más extenso espacio protegido de España y el segundo de Europa


ÚBEDA Y BAEZA

Ciudades Patrimonio de la Humanidad

Video relacionado


Localización

A Peal de Becerro se llega a través de la carretera A-315, se toma la salida dirección calle Tahona y se llega hasta el centro del conjunto histórico. Desde la plaza 1º de Mayo se accede a la calle Josefa Santamaría, en cuyo número 4 se localiza el Centro de Interpretación de las Tumbas Principescas de Toya y Hornos.

El acceso a la Cámara de Toya se realiza por la JV-3263, cuya señalización indica el desvío hacia el yacimiento.